Felipe Camiroaga, el milagroso

Felipe Camiroaga cumpliría 53 años el próximo martes. Su pronta partida dejó un vacío en muchas de sus seguidoras, quienes se han unido a la fe para mantener vivo el nombre del animador, atribuyéndole varios milagros.

Uno de los lugares que más concurrencia tiene es el paseo de las estrellas de Estación Central. Decenas de personas llegan con sus flores y peticiones a Camiroaga, para que él intervenga por ellos y ayude a pasar en sus aflicciones.
Uno de los casos más comentados fue el de Ester Rojas, anciana que estuvo postrada por muchos años y se encomendó al Pipe para obrar el milagro, que fue documentado en 2012. “Cuando supe lo del accidente armé un altar y me puse a rezarle. Todos los días me comunico con Felipe, me da fuerzas para seguir viviendo. Gracias a él volví a caminar”, aseguró en ese momento la abuelita, quien todos los días disfrutaba de las locuras de Felipe en pantalla.
Pero ese no sería el único. Rina Calcagno, quien mantiene vivo el legado de “Las Halconas de Felipe”, cuenta que “hemos escuchado muchas historias sobre lo que nuestro Felipe ha hecho por la gente. Nosotros le rezamos, le pedimos ayuda en nuestro día a día porque sabemos que él está entre nosotras, que intercede en que las cosas salgan bien, no tengo dudas que él cumple lo que le piden”.
En su mayoría, la gente llega pidiendo preocupaciones de salud, a las que él sabe responder. “Hay muchas personas que tienen sus altares de Felipe. Le prenden velas, le hablan todos los días y cuando están muy afligidos le piden milagros. La gente no deja que su recuerdo muera, él está vivo y sigue ayudando como siempre lo hizo”, asegura Rina.
Pero también hay un espacio para la reflexión y ese sucede en el Parque del Recuerdo y el santuario de Villa Alegre, hasta donde Rina con sus amigas siempre llegan. “Nosotras venimos a orarle y que siga intercediendo en todas nuestras actividades, en la ayuda que le entregamos a los más necesitados, que nos bendiga. El papá de Felipe nos dice que él siempre nos bendice y sabemos que es así”, afirma.
Cumplidor, querible, sencillo, lúcido, cercano. Así recuerdan a Felipe, por eso quizás tantos seguidores se siguen encomendando a su gracia. Divina o no, la gente cree en el custodio vuelo del halcón.

Deja un comentario