Financiar un viaje ¿Sí o no?

Cada vez más habitual aplazar el pago de las próximas vacaciones o pedir un préstamo. ¿Es recomendable? ¿Qué tenemos que saber antes de pedirlo?

asi todo el mundo, en algún momento de su vida, se ha planteado financiar o ha financiado una compra grande como puede ser la de un coche, una moto, el mobiliario de la casa o esa necesaria reforma de la cocina que llevas año deseando hacer. Del mismo modo, es también cada vez más habitual aplazar el pago de las próximas vacaciones o recurrir a viajes financiados en ocasiones especiales o para alguna aventura más grande de lo habitual. 

Como en cualquier otro tipo de préstamos, no obstante, tendremos que pensarlo bien, analizar la situación y tener claro cuándo es conveniente financiar este tipo de compras. Es fundamental ser responsables en este tipo de operaciones, calcular los plazos de devolución para no tener problemas en el futuro y comparar entre las diferentes opciones bancarias para elegir la más conveniente para nuestra economía y nuestras posibilidades reales.

Cuándo usar viajes financiados online

Luna de miel
Luna de miel

Existen algunas ocasiones donde financiar un viaje puede ser una opción más interesante. Por ejemplo, mucha gente pide préstamos para poderse pagar el viaje de novios o de luna de miel que realizamos después de la boda. Es una ocasión que no vivimos habitualmente y a la que solemos dedicamos un presupuesto mayor de lo habitual. Como dependemos de la fecha de la boda, no tendremos mucha flexibilidad para las fechas del viaje y puede ser recomendable pedir un préstamo para reservarlo con suficiente antelación.

Además, tenemos cierta seguridad de que luego podremos devolver ese préstamo con el dinero que ingresemos de los regalos de nuestros invitados. Si echamos cuenta nos puede salir más barata esta opción que esperar para poder ahorrar el dinero suficiente o tener que comprar el viaje a última hora.

Otras situaciones parecidas pueden ser el típico viaje de fin de carrera o ese viaje en navidad a nuestro lugar de origen o para visitar a algún familiar. En estas ocasiones, donde no tenemos mucha libertad para elegir las fechas, es preferible comprar con mucho tiempo de margen el viaje.

Igualmente, si vemos una oferta muy atractiva para el destino al que siempre hemos querido ir y no queremos quedarnos sin nuestros ahorros de emergencia, podemos decidir pedir un préstamo e ir devolviéndolo poco a poco.

Tarjeta de crédito viajes

Perú
Perú

Antes de pedir un préstamo es muy importante fijarse en una serie de conceptos y características propias de este tipo de producto financiero. Lo más importante, por supuesto, será conocer el interés del préstamo y el plazo de devolución.

Algunos de los préstamos que podemos encontrar en el mercado tienen plazos de devolución muy cortos y, si necesitamos una cantidad más alta del dinero, no nos servirán. Cuanto menos plazo de devolución establezcamos menos intereses tendremos que pagar. Pero quizás es preferible disponer de un plazo más largo de tiempo para poder ir devolviendo las cuotas con más tranquilidad y no vernos ahogados en unos meses. En los viajes financiados que encontramos online podemos calcular rápidamente las diferentes cuotas e intereses que tendremos que pagar según la cantidad solicitada y el plazo de tiempo. Como, por ejemplo, en los viajes financiados Cetelem.

También podemos valorar la opción de solicitar una tarjeta de crédito para viajes, que nos ofrecen una mayor flexibilidad. Algunas tarjetas nos permiten decidir qué cantidad queremos aplazar y seleccionar el número de meses del plazo de devolución. De esta forma, si no sabemos cuánto dinero vamos a necesitar en nuestro viaje, podemos ir decidiendo sobre la marcha sin tener que comprometernos a largo plazo. Además, estos productos a veces incluyen también beneficios especiales como seguros de viaje o descuentos en determinadas tiendas online, por lo que pueden ser una opción interesante.

Deja un comentario