HomeRF fue la tecnología que casi nos deja sin Wi-Fi, pero afortunadamente acabó perdiendo la batalla

A finales de los 90 internet ya era una realidad palpable, pero la mayoría de los usuarios se conectaban a través de módems o de redes empresariales con conexiones Ethernet a 10 Mbps. Necesitábamos una alternativa, y varias empresas abogaron por la creación de un estándar inalámbrico universal: aquella idea acabaría convirtiéndose en lo que hoy conocemos como las conexiones Wi-Fi

El éxito de los estándares de la familia 802.11 no fue inmediato, y de hecho una tecnología competidora amenazaba con llevarse el gato al agua. HomeRF, por la que apostaron inicialmente Microsoft, IBM, Intel HP o Compaq estuvo a punto de imponerse aun siendo mucho menos versátil. Afortunadamente no lo hizo.

Los orígenes de HomeRF

En 1997 se creó el llamado Home Radio Frequency Group, un consorcio formado inicialmente por Intel, Siemens AG, Motorola, Philips y una empresa especialmente importante, Proxim Wireless. Esta última era la responsable de desarrollar tanto los chips inalámbricos que usaban el resto de compañías como productos que competían precisamente con los de otros fabricantes pertenecientes al consorcio.

El desarrollo de la especificación estaba orientado no a las empresas, sino a los hogares, y aprovechaba una serie de estándares inalámbricos combinando tecnologías de la banda de los 2,4 GHz como el estándar 802.11FH y DECT, que en aquella época era el estándar de telefonía digital sin cables más popular del mundo.

La tecnología lograba una calidad de servicio y una inmunidad a las interferencias notable en comparación con los problemas que afectarían inicialmente a los estándares 802.11b y 802.11g, y pronto se convirtió en un desarrollo popular en la industria: en su momento álgido más de 100 empresas se unieron al consorcio, y entre ellas estaban gigantes como IBM, HP, Compaq o Microsoft. 

En el año 2000, de hecho, el estándar HomeRF dominaba el 95% del aún reducido mercado de las conexiones inalámbricas, y de hecho tenía ventajas interesantes como una tecnología de salto de frecuencias adaptativo que contribuía a ofrecer una seguridad mayor que la que se propuso para el protocolo WEP del estándar 802.11.

Deja un comentario